Los culpables fueron todos

Hasta las obras de aquellos seres eran efímeras. El corto espacio-tiempo de su presencia física marcaba su cultura, sus valores y sus prioridades… Quizás las fugaces ventajas de aquella era tecnológica establecieron el final de uno de sus ciclos.
Todos buscaron culpables… sin pensar que los culpables fueron todos.

En aquellos días de distancias,
el satélite desplegaba su novilunio, ofreciendo un nuevo espacio, una superficie donde hacer flotar los pensamientos de los seres que habitaban ese efímero espacio y tiempo.

La sombra del refugio





La sombra del refugio, en aquel país inhóspito, permitía mantener una pequeña esperanza. Sus seres, forjados desde la lítica, anhelaban las gotas de lluvia… pero aquellas no llegaban.

Emergencia social

En el reflejo de la Emergencia climática apareció la Emergencia social, para situar a aquella especie ante su futuro.
Pequeños serían los peligros externos en su planeta origen, frente al verdadero daño de su propia imagen interna
(de su propia especie).
Primero, desilusiones (en el intento de mantener su propio castillo de naipes), luego desconfianzas (en la búsqueda de culpables) y por último, desplazamientos (en la búsqueda de esperanzas).

Pobres marionetas

En la nueva normalidad de los privilegiados, se comenzaba a vislumbrar, cada día más, las diferencias entre semejantes.
Aquellas pobres marionetas no lograrían explicar a los descendientes cómo volvieron a repetir los mismos errores del pasado.
Los recursos iban escaseando, las oportunidades se agotaban…

Espiral sin retorno

Y llegó el momento en el que aquella especie se vio absorbida por una espiral sin retorno.
La incomprensión, la incertidumbre, los miedos, comenzaban a ondear banderas en defensa de los privilegios de unos pocos.
Cada día más controlados,
Cada día más divididos.

Complejidad infinita

Entonces, abolieron las leyes antiguas que hablaban de conquistas, de méritos, de logros, de fronteras,…
Y comenzaron a dignificar la experiencia, la empatía, la colaboración, la escucha, la ayuda…
Al fin, se dieron cuenta que todo dependía de una complejidad infinita de relaciones,…
Solo entonces volvieron a recuperar su humanidad.

Los pétalos

Mientras aquellos seres preparaban la huída de su torre de Babel, los pétalos volvían a ocupar su espacio, por un instante, como lo habían hecho desde el Jurásico, como lo seguirían haciendo…

Promesas

Les habían prometido un mundo tecnológico, donde el esfuerzo fuera solo intelectual.
Les habían hablado que en el futuro todo estaría controlado por la informática, el riego, el viento, la luz del sol, los nutrientes, las cosechas.
Pero aún así muy pocos eligieron ese camino…
Quizás pensaron que otras profesiones le darían el alimento necesario para que su especie siguiera devorando los recursos de aquel planeta.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑